Inicio: Historia




Los burros han sido seleccionados y utilizados por la población humana desde hace miles de años en las tareas domésticas y agrícolas. Sobretodo han aportado sus características al cruce con el caballo originando la mula, uno de los animales más valorados para el transporte y la agricultura.

La especie asnal tiene su origen en el área mediterránea, siendo Oriente Medio y África donde la domesticación fue más temprana. En Europa, ya existían asnos domesticados en el periodo del Bronce Final (hace aproximadamente 3000 años).

En España, se han diferenciado históricamente tres razas de burros: el Asno Andaluz, el Asno Catalán y el Asno Zamorano Leonés, que como su nombre indica ocupan pequeñas áreas de Andalucía, Cataluña y Castilla y León respectivamente. Recientemente se han diferenciado dos razas más: el Asno de las Encartaciones, en el País Vasco y el Asno Majorero, en las Islas Canarias. El resto de la población asnal española se denomina Asno Común, con una gran variación morfológica y genética.